La Academia cumple años

   El mes de junio del año 1713 nació la Academia Española siendo su fundador el Excmo. Sr. D. Juan Manuel Fernández Pacheco, marqués de Villena y Mayordomo Mayor del Rey nuestro señor. Para ello suplicó a D. Felipe V  se sirviese dar licencia para que se pudiese formar este congreso, al que debía preceder su real beneplácito.

   Así pues en el mes de junio de 2013 la Real Academia cumple trescientos años, y para festejar el feliz aniversario ahí van unas breves notas de su Diccionario. Especialmente dedicadas a los seguidores del blog en América, seguidores a los que en la distancia nos unen la lengua y la palabra.    

   Durante los años 1726 al 1739 aparecen los seis tomos que componen el primer diccionario de la Real Academia Española de la Lengua. Los dos primeros, que contienen respectivamente las letras A y B, y la letra C, impresos en la oficina de Francisco del Hierro. El tercero que contiene las letras D, E, y F, impreso por la viuda de Francisco del Hierro, y los tres últimos, letras G, H, I, J, K, L, M y N, letras O, P, Q, y R, letras S, T, V, X, Y y Z, impresos por los herederos de Francisco del Hierro.

   Francisco del Hierro, impresor de la Real Academia, ya en el año 1723 está establecido en la plazuela del Conde de Miranda barrio de San Justo. En 1730 ya ha fallecido figurando las impresiones a nombre de la viuda de Francisco del Hierro para, a partir de 1735, hacerlo a nombre de los herederos de Francisco del Hierro.

   En 1780 los seis tomos aparecen en un solo volumen para, como explícitamente  dice en su portada, su más fácil uso. Y como añade en su prólogo a fin de que el Público pudiese tenerlo por un precio cómodo, pero sin quitar ninguna voz, ni alterar la obra en cosa sustancial.

   También varía el impresor, siendo el aragonés Joaquín Ibarra, establecido desde 1752 en la Corte con oficina en la calle de las Urosas, hoy Luis Vélez de Guevara, después de su proceso de aprendizaje seguido en la Universidad de Cervera. En 1767 ya se ha mudado a la calle de la Gorguera, hoy Núñez de Arce. Antes de que finalice el siglo XVIII aparecerán la segunda y la tercera edición, ésta última ya fallecido el impresor zaragozano en 1785 a cargo de su viuda.

   Durante el siglo XIX se producen diez ediciones, exactamente desde la cuarta (1803)  hasta la décima tercera (1889). Las dos primeras todavía impresas por la Viuda de Ibarra, las intermedias salidas de la oficina sita en la calle de las Carretas y nombrada Imprenta Nacional o Imprenta Real según los avatares políticos. En las tres que cierran el siglo, los impresores empiezan a sonarnos familiares a las personas de una cierta edad. Manuel Rivadeneyra, Gregorio Hernando y Hernando y Compañía.

    En el siglo XX ven la luz ocho ediciones, desde la décima cuarta (1914) hasta la vigésima primera (1992). Por el momento en el siglo XXI ha aparecido una única edición, la vigésima segunda (2001) rompiendo una tradición de tiempo ha en el color de sus tapas, que ha pasado a ser blanco. Eso si, respetando en el lomo las dos franjas horizontales roja y azul.

PortadaTerceraEdicion

Portada de la tercera edición – 1791

Tapa22Edicion

Tapa de la vigésima segunda edición – 2001

Anuncios