La verdadera historia del marqués de Perales (5)

La historia del marqués de Perales y la música

(Continuación del post La verdadera historia del marqués de Perales (4))

   La manola del Portillo es una zarzuela en tres actos en prosa y en verso de Emilio Carrere y Francisco G. Pacheco, con música del maestro Pablo Luna. La acción transcurre en el Madrid del 1808, y su protagonista masculino es el marqués de Navares, regidor de Madrid, un guardia de corps que enamora a marquesa y manola por igual, y que por igual desdeña, y al que los majos del Portillo de Embajadores, tildándole de afrancesado quieren acuchillar por la honra de una manola. Suena conocido ¿verdad?

   Pero el libreto se separa bastante de la realidad. El marqués de Perales no es soltero, no es tan joven como aparece en la zarzuela y ésta sitúa el apuñalamiento en la procesión del Carmen y no en el palacio de la calle Magdalena. Y a diferencia de la realidad, el final no es tan cruento porque Paloma, la manola del Portillo, en un arranque de generosidad salva la vida del marqués, interponiéndose entre él y la majeza.

   Juan Montes es un torero enamorado no correspondido de Paloma.

Paloma Aunque tú dices / que soy veleta, no cambio. / Sabes que tengo un martelo / que es el galán más bizarro, / más parlotero y garboso / que pisa los barrios bajos.

J. Montes ¡Echa tu rumbo Paloma! / Y . . . ¿es curtidor ese majo?

Paloma Mi novio es guardia de Corps / del señor Don Carlos Cuarto.

   Martelo es la unión y correspondencia cariñosa entre dos personas, y Paloma echa en cara a una vecina su edad.

Paloma ¡Anda, doña siglo y medio! / ¿Le ha dado a vuacé permiso / para hablar el sepulturero?

   Doña Belisa es la dueña de la duquesa, y Manuela, otra maja que ha sorprendido a su pretendiente hablando con ella.

Manuela ¿Le estás haciendo el amor / a la cuesta de la Vega?

   En Madrid es frecuente para referirse a una persona mayor o a una cosa antigua decir de ella que tiene más años que la Cuesta de la Vega. Cuesta que lleva desde Santa María la Real de la Almudena a la vega del río Manzanares. Y el torero Juan Montes opina que cada uno debe ocupar su sitio.

J. Montes Vayan los caballeros / a ruar con sus madamas / y dejen a los manolos / las majas de rompe y rasga.

   Ruar es aquí pasear la calle, cortejando y sirviendo, a las damas especialmente. Y al final Paloma impide el apuñalamiento.

Paloma Por lo que te quise / he sabido perdonarte. / Por las calles y las plazas / ya no dirán los romances: / Por la honra de una manola , / en la procesión del Carmen / mataron al marquesito . . . /No quiero que por vengarme / mañana diga la copla; / ¡Cómo lloraba su madre!

   La madre del marqués, Micaela González de Quijano, no hubiera podido llorar el apuñalamiento de su hijo. Había muerto en doce de octubre de 1791 (Parroquia de San Sebastián de Madrid. Libro de difuntos nº 37, folio 44)

001

   Preciosa portada de tapa blanda del libreto. Es el nº 22 de LA FARSA / Publicación Semanal de Obras de Teatro / Director: Valentín de Pedro / Administración RYVADENEIRA S. A. Sección de Publicaciones / Paseo de San Vicente 20. – Madrid

   La obra se estrenó en Madrid, en el teatro Pavón, el día 21 de enero de 1928. El teatro Pavón está en la calle Embajadores, construido entre 1924 y 1925, es obra del arquitecto Teodoro Anasagasti.

   El libreto está digitalizado, si tienes curiosidad por echarlo un vistazo puedes hacerlo en

http://archivc.org/details/lamanoladelporti00/and

   Si te interesa tener el libreto, usando el buscador de iberlibro.com puedes acceder a una amplia lista de librerías en donde poder comprarlo, con un no menos amplio abanico de precios. desde 6 a 22 euros, dependiendo del estado de conservación-

La verdadera historia del marqués de Perales (2)

El marqués y la iglesia parroquial de San Sebastián

(Continuación del post La verdadera historia del marqués de (1))

 

   Como lo prometido es deuda voy a revelaros la identidad del personaje que mencionaba en el post La verdadera historia del marqués de (1). Su nombre es José Martínez de Pinedo y González de Quijano, y nace el día 23 de junio de 1766 a las dos y cuarto de la mañana, en Madrid, calle de la Magdalena, manzana 9, casa número 8. Casa propia, ubicada en el barrio del Ave María del quartel del Avapies. ¡Más madrileño imposible!

   Es hijo de Ventura Fernández de Pinedo, natural de esta Corte, caballero del orden de Alcántara, gentilhombre de cámara de S.M. y su mayordomo de semana, regidor perpetuo de la ciudad de Toledo, y de su legítima esposa Micaela González de Quijano, natural de la ciudad del Puerto de Santa María, Arzobispado de Sevilla, condes de Villanueva y marqueses de Perales.

   José es bautizado en la iglesia parroquial de San Sebastián a cuya feligresía pertenece la calle de la Magdalena, por D. Francisco Javier Martínez, cura propio de dicha iglesia, el día 24 de ese mismo mes y año, siendo su madrina María de la Concepción Fernández de Pinedo y González de Quijano, su hermana doce años mayor, quien fue advertida del parentesco espiritual y la obligación adquirida de enseñarle la doctrina. (Libro 42 de Bautismos, folio 15)

   El día 18 de junio de 1788, es decir a punto de cumplir 22 años y una vez obtenido el consentimiento paterno se casa en la iglesia de San Nicolás de la ciudad de Córdoba, con Josefa Gutiérrez de los Ríos, natural y vecina de la citada ciudad. Medio año más tarde, exactamente el 15 de febrero de 1789, en las casas propias de su morada sitas en la calle de la Magdalena, demarcación de la parroquia de San Sebastián, recibieron en el expresado día y en la nominada parroquia las bendiciones nupciales. (Libro 32 de Matrimonios, folio 54 vto.)

   Diecinueve años más tarde, el 8 de julio de 1802, Ventura Fernández de Pinedo, padre de José, muere en su palacio de la calle de la Magdalena (Libro 38 de Difuntos folio449), instituyendo por sus herederos a José, a María de la Concepción, y a María de la Soledad, sus tres legítimos hijos. Y nuestro personaje es desde esa fecha el nuevo marqués de Perales, tercero de ese título.

   El palacio de los marqueses de Perales levantado hacia 1730, es probablemente uno de los palacios barrocos de mayor interés que se conservan en Madrid. Parece ser que la contribución de Ribera se limita a la portada principal, atribuyéndose el resto del edificio a los maestros Agustín de Castro y José López de Sojo. En la actualidad el palacio ubicado en el número 10 de la calle de la Magdalena y totalmente remozado, es sede de la Filmoteca Nacional. Solamente permanece del primitivo palacio entrando a la mano izquierda, una espectacular escalera.

   Son las primeras horas de la tarde del día 1 de diciembre del año 1808. Una turba enfurecida que viene de la Puerta del Sol con su fuente de la Mariblanca en el centro, cruza la calle de Atocha dirigiéndose hacia el Avapies para terminar abarrotando la calle de la Magdalena. El portero del Señor Marqués de Perales advertido del peligro que se avecina, cierra presuroso el portón. Gritos de rabia fuera, gritos de angustia dentro, unos y otros ahogados por los hachazos que intentan derribar la puerta para abrirse paso franco.